Cine

TRIBUTO A LUDOVICO EINAUDI EN THEATER IM DELPHI BERLIN

El jueves 20 de junio estuvimos en Theater im Delphi Berlin, en el distrito de Weißensee. Tras un año y medio viviendo a apenas cinco minutos del lugar y no lo había descubierto hasta ahora, después de mudarme a la otra punta de la ciudad. ¡Y qué descubrimiento!

Fachada del Theater im Delphi Berlin en color sepia

La fachada del edificio te obliga a mirar el móvil un par de veces, preocupado de haberte equivocado de dirección. Parece que hayas llegado a un sitio abandonado, pero no es así. La entrada te lleva a una barra de bar que recuerda a otros muchos bares berlineses, congelado en el tiempo.

Pero el momento clave está al entrar a la sala principal. Como en el Berlín de los años 20 (del siglo pasado), parece que estés en un decorado de Babylon Berlin.

La atmósfera de Theater im Delphi Berlin

Y tiene sentido que pienses que has vuelto 100 años atrás, porque el edificio data de 1929, cuando se inauguró como sala de cine mudo. En 2012 se restauró en lo que es hoy, un puente entre dos épocas, un lugar que ofrece absenta con el método tradicional (con azucarillo y tenedor) y Fritz Kola, paredes crudas e industriales, y un sistema de sonido y luces de hoy.

Y como avanzábamos en el título, ¿qué hacíamos en Theater im Delphi Berlin? Disfrutar de un tributo al prolífico Ludovico Einaudi.

El tributo a Ludovico Einaudi

Para mí el nombre de Ludovico Einaudi resuena como otros compositores contemporáneos como Hans Zimmer o Max Richter. Su canción Experience aparece en Mommy (2012, Xavier Dolan) y solo de escribir estas líneas me apetece cerrar el ordenador y volver a verla.

Theater im Delphi junto a Simple Music Ensemble World trajeron este homenaje al compositor italiano. Tan solo tres músicos hicieron falta para emocionar (pero a lo grande, con lágrimas, eh) a un público que acabó en pie más de una vez.

Interior de la sala del Theater im Delphi Berlin, parte baja, parte superior y segunda barra de bar

Les he estado buscando y los tengo localizados: al piano, Mikhail Mordvinov, al violín, Luba Saladukhina y al chelo, Gagik Makichian. Qué pasión, qué química, qué fuerza. El concierto se dividió en dos partes y la segunda nos tuvo a todos en movimiento. Veías a la gente en sus mesas picando con sus dedos, moviendo la cabeza, danzando en sus sillas.

Alguno dejaba soltar un tímido grito cuando la música le sorprendía y se notaba la tensión de la gente queriendo aplaudir mientras esperaban a que la canción acabase.

El programa en Theater im Delphi Berlin

Podéis ver el programa completo de Theater im Delphi Berlin aquí. Pero yo ya tengo la mirada puesta en el próximo 13 de julio con Interestellar, también con Simple Music Ensemble World y Legendary Movie Tour, con The Dutch Film Orchestra.


Y si queréis más cine y música, echadle un ojo a nuestra crítica de Babylon, con los inicios del cine de Hollywood y el paso del cine mudo al cine sonoro.

Eloy Rojano Vargas

INT. - HABITACIÓN/CASA - DÍA ~ELOY (26), tumbado en la cama, está mirando al techo. "ELOY: Cómo molaría juntar a un grupo fantástico de millennials y empezar un blog de cine y videojuegos que la gente disfrutara muchísimo. //ELOY mira al espectador. [FUNDIDO A BLANCO]

Artículos relacionados

Botón volver arriba